Áudio tour

Áudio tourRuta por la Judería de Valls

2 Paradas do passeio

  1. Resumo do áudiopasseio
  2. Resumo do áudiopasseio

    La Ruta por la antigua judería, o barrio judío, recorre parte del núcleo urbano inicial de Valls, la Vilaclosa, que incluye el antiguo barrio judío medieval. El importante peso económico y comercial que había alcanzado Valls, así como el crecimiento demográfico y urbanístico que experimentó la villa, explican el hecho de que a mediados del siglo XIII, se produjera el asentamiento de una comunidad judía, una de las más importantes del Camp de Tarragona.
    Estas comunidades se establecían en villas y ciudades de cierta importancia, con una situación estratégica y un volumen de negocio suficiente que les permitiera desarrollar la actividad comercial y de concesión de préstamos.
    Las primeras noticias documentales de la presencia hebrea en Valls datan de 1277. La comunidad judía vallense, junto con las pocas familias judías de algunas poblaciones vecinas, constituyeron un organismo jurídico propio, la aljama de Valls, que se regía de manera prácticamente autónoma para organizar la vida social, religiosa, judicial y económica de sus miembros.
    La comunidad hebrea de Valls vivía concentrada en el Call, formado por dos calles, las actuales calles del Call y de los Jueus, donde tenían la Sinagoga; ambas conservan su trazado medieval original. Disponían de una mesa en la carnicería pública y de un cementerio en las afueras de la ciudad, donde enterraban a sus difuntos siguiendo los ritos propios de la tradición hebrea. Los judíos de Valls llegarían a sumar hasta un máximo de 200 individuos (en una población total de 3.200 vallenses) justo antes de la llegada de la epidemia de peste negra de 1348.
    La convivencia entre judíos y cristianos fue normalmente pacífica, sin demasiados conflictos importantes. Pero en verano de 1391 estalló una oleada de asaltos a los barrios judíos de gran parte de la península ibérica, motivados por un malestar general debido a una gran crisis económica. Como consecuencia, el “Call” vallense quedó desintegrado y la población judía quedó muy reducida en número. A lo largo del siglo XV continuaron viviendo algunas familias hebreas en Valls, aunque finalmente se acabarían convirtiendo al catolicismo o marchándose como consecuencia del decreto de expulsión en 1492.

    Francesc Murillo Galimany

  3. 1 OFICINA DE TURISMO
  4. 2 Las comunidades judias catalanas
  5. 3 Valls Medieval
  6. 4 La comunidad judía de Valls
  7. 5 EL barrio judío de Valls: Casas, habitantes y comercios
  8. 6 EL rabino
  9. 7 Gastronomía Kosher
  10. 8 La tumba de los Judíos
  11. 9 El Viejo Estudio
  12. 10 La carnicería pública
  13. 11 La muralla del Portal Nou a mediados del siglo XIV
  14. 12 Relación entre la comunidad judía y la población cristiana
  1. Resumo do áudiopasseio

    La Ruta por la antigua judería, o barrio judío, recorre parte del núcleo urbano inicial de Valls, la Vilaclosa, que incluye el antiguo barrio judío medieval. El importante peso económico y comercial que había alcanzado Valls, así como el crecimiento demográfico y urbanístico que experimentó la villa, explican el hecho de que a mediados del siglo XIII, se produjera el asentamiento de una comunidad judía, una de las más importantes del Camp de Tarragona.
    Estas comunidades se establecían en villas y ciudades de cierta importancia, con una situación estratégica y un volumen de negocio suficiente que les permitiera desarrollar la actividad comercial y de concesión de préstamos.
    Las primeras noticias documentales de la presencia hebrea en Valls datan de 1277. La comunidad judía vallense, junto con las pocas familias judías de algunas poblaciones vecinas, constituyeron un organismo jurídico propio, la aljama de Valls, que se regía de manera prácticamente autónoma para organizar la vida social, religiosa, judicial y económica de sus miembros.
    La comunidad hebrea de Valls vivía concentrada en el Call, formado por dos calles, las actuales calles del Call y de los Jueus, donde tenían la Sinagoga; ambas conservan su trazado medieval original. Disponían de una mesa en la carnicería pública y de un cementerio en las afueras de la ciudad, donde enterraban a sus difuntos siguiendo los ritos propios de la tradición hebrea. Los judíos de Valls llegarían a sumar hasta un máximo de 200 individuos (en una población total de 3.200 vallenses) justo antes de la llegada de la epidemia de peste negra de 1348.
    La convivencia entre judíos y cristianos fue normalmente pacífica, sin demasiados conflictos importantes. Pero en verano de 1391 estalló una oleada de asaltos a los barrios judíos de gran parte de la península ibérica, motivados por un malestar general debido a una gran crisis económica. Como consecuencia, el “Call” vallense quedó desintegrado y la población judía quedó muy reducida en número. A lo largo del siglo XV continuaron viviendo algunas familias hebreas en Valls, aunque finalmente se acabarían convirtiendo al catolicismo o marchándose como consecuencia del decreto de expulsión en 1492.

    Francesc Murillo Galimany

Análises

Nenhum comentário ainda

Escreva a primeira análise
A minimum rating of 1 star is required.
Please fill in your name.