Narrativa: llevar el arte a la vida

En la era digital, en la que las personas están al alcance de cualquier tipo de información, ¿cómo pueden los museos y las instituciones de patrimonio cultural capturar la atención de potenciales visitantes? Hoy en día, crear historias interesantes y atractivas para audiencias diferentes, al mismo tiempo que mantener la integridad de la exposición, puede ser un gran reto.

¿Cómo se crean historias que desencadenen interés en los visitantes potenciales?

Los enfoques tradicionales para describir el patrimonio cultural y artístico pueden resultar bastante “aburridos”, al incorporar docenas de fechas que serán olvidadas con rapidez. Para que tus historias tengan un efecto más duradero, deben conectar con el visitante a un nivel más profundo: debes captar la atención del oyente.

¿Pero cómo se hace esto? La respuesta es simple: cuenta historias que desencadenen las emociones de tus visitantes. Cuando las personas conectan emocionalmente con una historia, recordarán el valor de tu mensaje y automáticamente se involucrarán más en el mismo.

#1 Conoce a tus visitantes: ¿a quién estás transmitiendo tus historias? La narrativa es más que el simple hecho de contar historias; se trata además de escuchar las historias de otros.

Echemos un vistazo a este breve relato sobre el cuadro Niños enseñan a un gato a bailar (1660-1679, Jan Havicksz Steen), tomado de la visita “Rijksmuseum for children”.

Qué ruidoso es este cuadro. Una niña tocando una flauta roja, pero suena muy artificial. Los niños gritan y ríen, y una sartén está a punto de caer sobre el suelo de baldosas. Un estrépito…El perro ladra, pero ¿quién es el más ruidoso? El pobre gato, él tiene que bailar…’

#2 ¡Crear historias comprensibles es la clave! Cuando tu audiencia se ve reflejada en tus historias, se identifica y se involucra con ellas.

Aquí tenemos un buen ejemplo de la visita Archeon-Roman Era.

‘Esta es la letrina, los aseos de los romanos. ¡Venga, toma asiento sobre uno de los agujeros! Como ves, son algo más diferentes de los que utilizamos hoy en día. Para empezar, estás sentado junto con otra mucha gente. De esta forma, puedes cotillear y comerciar un poco mientras estás ocupado con tus cosas. Por otra parte, tampoco ves nada para tirar de la cadena. Pero, ¡el retrete, por supuesto, se vaciaba!

# 3 Invierte tiempo en investigar las novedades, las tendencias y la tecnología actuales para construir una experiencia en la que más se puedan sumergir los visitantes. Sé relevante.

La información está disponible para todos, pero lo que importa es el modo en que la transmites. ¡La combinación de educación y entretenimiento puede crear una nueva marca y una emocionante experiencia para el usuario!